Almazar
 

El Centro Comercial constituirá un polo de actividades comerciales y de ocio, a la vez que un espacio de convivencia y referencia para la ciudad y entorno de Marrakech.
Se desarrolla en tres plantas comerciales y dos de aparcamiento bajo las mismas. Los recorridos peatonales se organizan siguiendo la trama de la ciudad, con calles, plazas y un paseo central que articula las actividades lúdicas y de ocio de la planta superior. El carácter horizontal del edificio es interrumpido puntualmente por elementos singulares: torres, muros-fachadas, balcones y cubiertas, que identifican los distintos ambientes e introducen la componente vertical. El tratamiento del espacio toma elementos tradicionales de la cultura arquitectónica local, como el tratamiento de luces y sombras, y la elección de colores y texturas en pavimentos y fachadas.