Estadio Santiago Bernabéu
 

Siendo singular, la geometría de la nueva envolvente no es casual. Sus superficies curvadas reflejan la luz de manera cambiante; sus suaves aristas curvas expresan energía y dinamismo. A su vez, la forma de la envolvente se amolda a las necesidades del nuevo programa terciario, creciendo o retrayéndose sin perder su unidad o su carácter.

El revestimiento ventilado de metal, se ha diseñado para permitir o bloquear el paso de la luz de acuerdo a distintas situaciones. Constructivamente, las superficies regladas y desarrollables posibilitan un proceso de fabricación que, aun siendo necesariamente de alta tecnología, permite el ensamblaje de grandes piezas en taller.

Desde el punto de vista estructural, la nueva cubierta se ha resuelto con eficacia y economía de medios. Se basa en un anillo de compresión perimetral que se apoya sobre las costillas de hormigón existentes y desde el que se desarrolla una estructura radial tensada que remata en un anillo interior traccionado.